Juana se organiza

Hábitos alimenticios para universitarios

Durante la época universitaria el tiempo es muy importante y vale oro. Pero a veces se nos olvida comer y descuidamos nuestra salud. Así que debes tener mucho cuidado y tener en cuenta los siguientes hábitos

 

1. Desayuna todos los días

Como seguramente ya escuchaste, el desayuno es la comida más importante del día, y no deberías saltearlo. ¿Por qué? Esencialmente porque inicia la actividad del metabolismo interno, ya que rompe con el ayuno nocturno que realizamos mientras dormimos. Asimismo, puede determinar las sensaciones que experimentarás durante el el día, tales como el hambre, el cansancio, el estrés y la ansiedad.

2. Ajusta tus porciones y come más veces por día 

Este hábito mantendrá los niveles de glucosa en la sangre, y consecuentemente, los niveles de energía y productividad. Por lo contrario, si te alimentas con poca frecuencia tu nivel de azúcar en la sangre bajará, y cuando finalmente te enfrentes a un plato, seguramente comerás en exceso.

3.Consume frutas

Además de contener altos niveles de fibra, la fruta posee azúcares complejos que son digeridos con más lentitud y facilidad.

4. Modera el consumo de cafeína

Contrariamente a la creencia popular, el consumo de grandes cantidades de cafeína puede atentar contra tu productividad. Lo cierto es que ingerir una cantidad importante de una vez, por ejemplo una taza de café negro,alzará tu energía solo momentáneamente. Si lo que quieres es conservar tu potencia durante toda la jornada, deberías consumirla en pequeñas cantidades, por ejemplo, una taza de té verde cada día.

5. Consume verduras más que carne

Las carnes son generalmente altas en grasas y proteínas, por lo tanto, son alimentos de difícil digestión que pueden incluso llegar a obstaculizar la productividad.

6. Mantente hidratado

El agua para el cuerpo humano es tan importante ya que, posibilita el trasporte de los nutrientes a través de todo tu cuerpo, además de mantener tu concentración y mejorar el funcionamiento de tus órganos. Si no bebes lo suficiente, tu cerebro y tu cuerpo sufrirán las consecuencias: te sentirás fatigado y probablemente sientas dolor de cabeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *