La voz de Juana

Empoderamiento y subordinación

Los esfuerzos recientes por incorporar la perspectiva de género en los programas de microempresas en América Latina, se encuentran enmarcados por diversos debates teóricos que remiten no sólo a la concepción de las microempresas y su papel en la economía y la sociedad, sino también y, especialmente, a los orígenes y la evolución de lo que se ha denominado el enfoque de Género y Desarrollo, que ha cumplido ya dos décadas de aparición.

Preguntar por el género en los programas de microempresas no se agota en incluir en estos a las mujeres, hacerlas co -partícipes en los cursos de capacitación, ampliar su acceso a los recursos de crédito, diseñar la gran variedad y gama de servicios de los programas a los horarios y condiciones de las mujeres. La pregunta conceptual es si estos contribuyen a erradicar la posición de subordinación de la mujer en el hogar y la sociedad, y a avanzar en la equidad social y de género.

De acuerdo con el pensamiento liberal, por razones históricas y económicas las mujeres se encuentran en desventaja porque no se les han ofrecido las mismas oportunidades en el mercado. Integrar a la mujer plenamente en los esfuerzos del desarrollo implica darle igual acceso a la educación, la capacitación y el trabajo, como a los recursos económicos y productivos.

En el enfoque liberal la marginación de la mujer es algo que podría remediarse por el esfuerzo de una mejor incorporación de ellas a los servicios del estado y a la economía de mercado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *